viernes, 28 de junio de 2013

EL ENSAYO

Cualquier asunto puede convertirse en el tema de un ensayo: el autor lo decide
     Dentro del ámbito de uso, la realidad es que todavía no hemos tratado el género didáctico. Precisamente a él corresponde el ensayo, importante variedad textual que, desde el Renacimiento -recordemos a Michel de Montaigne, el iniciador del género- adquirió un gran desarrollo en Europa. En la literatura española, el ensayo tuvo épocas gloriosas en el siglo XVIII y, más adelante, en el siglo XX: los grandes pensadores (Miguel de Unamuno, Salvador de Madariaga, Santiago Ramón y Cajal, Américo Castro...) consiguieron elevarlo a la categoría máxima.

  
Un artículo periodístico puede estar muy cercano al ensayo
   En cualquier caso, el autor del ensayo intenta presentar el asunto -de cualquier temática: deportiva, filosófica, política, sociológica, religiosa...- de modo breve y desde su punto de vista, por lo que dominará en el texto tanto el carácter subjetivo como el argumentativo. Además, el público al que se suele dirigir el ensayo es minoritario, culto, aunque no especializado en el asunto. Ello propicia el empleo de la lengua literaria, con presencia de figuras estilísticas. 


      A partir de este momento, encontrarás algunos enlaces para que puedas profundizar en el ensayo. Conviene que sigas las instrucciones a fin de lograr el objetivo esperado: http://www.materialesdelengua.org/LENGUA/tipologia/argumentacion/ensayo.htm
       Aquí encontrarás una guía para realizar tu propio ensayo. A algo similar responde este otro enlace:
http://serviciosestudiantiles.ucol.mx/ensayo.pdf


No hay comentarios:

Publicar un comentario